Sonidos misteriosos

0
33

  Eliseo cuenta que en el mes de marzo del año 1990, siendo las 10 de la mañana, oyeron la voz de un niño que estaba arriando ganado con silbo y canto. El sonido provenía de una loma en la finca «Alcornocal», de su propiedad. Luego, al transcurrir unas dos horas, Eliseo fue al sitio donde el niño estaba arriando el ganado – pero no vio nada. El ganado estaba ahí, tranquilo. 

  Un mes después, en casi la misma parte pero detrás de la loma, sintió que una becerra bramaba dos veces. Eliseo fue hasta el sitio donde había escuchado bramar al animal, pero no lo encontró ni tampoco el rastro. Al cabo de un tiempo, en la misma parte bramó una vaca dos veces. Esto le causó admiración porque el ganado de su propiedad no estaba para ese lado. Y no se explicó porqué el animal bramó solamente dos veces. El se dirigió al lugar, creyendo que alguna de las vacas estaba buscando al hijo. Al no encontrar nada, Eliseo trató de imitar el bramido, pero nadie contestó, tampoco encontró el rastro del animal.

  Luego en el mes de mayo del mismo año, a las 5:30 de la tarde escuchó un sonido muy cerca de la casa, como el chillido de un poco de loza dentro de una olla. Este daba un tono muy bonito y venía subiendo sobre la casa. Como a los 20 días, y casi en la misma parte al pie de la loma, mientras Eliseo estaba con los hijos, escuchó una música muy bonita que tuvo una duración de dos a tres minutos. Parecía de una orquesta, con clarinetes y todo, y creyeron que venía del pueblo de Paz de Ariporo. Pero lograron establecer que venía de una loma, como a cincuenta metros de la casa. Al parecer, hay un tesoro escondido en este lugar porque, según los antiguos; «Cuando suceden cosas incomprensibles, es porque hay un tesoro escondido en el lugar». 

Fuentes: Mis memorias por papá Liskita No. 5 Pág 18, municipio.com.co
Imagen: pixabay_herriest