Tiempo de paz, tiempo de unión

0
35

Cuando el año agoniza

y el tiempo se escurre 

suavemente, 

todos aman y abrazan a su

gente.

Todos quieren celebrar 

y de sus ojos la lluvia ven brotar. 

Todos sueñan viendo el nuevo

hijo

con alas volando y a las

estrellas, se ven remontando.

Su imaginación vibra con

esperanzas de buena voluntad 

y deseos de progresar.

Cada ser como una flor abre el

corazón

penetrando en las 

profundidades de su yo.

El ardor de su pasado lo vuelve 

humilde

cual hierba saliendo en el

desierto.

Es profundo saber qué lleva el

año …

Es igual que un ser en su

descanso y es tan fuerte,

que la luz del sol se opacaría.

Es volcán en erupción su

sabiduría.

Es la mente de toda la tierra 

que muere para dar cabida

a una nueva figura 1998. 

Fuente: Cantos y poemas - Regina Liska Betancur. 
Imagen: Edgar Reascos.